Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ramas de la Tradición

Unidad de Tradición

Ramas Tradicionales: Unidad de Tradición


Toda Rama de la Tradición es una Enseñanza completa que comprende tanto los Grandes como los Pequeños Misterios. Algunos eruditos han subrayado tan sólo aspectos menores o particulares de esas Enseñanzas, obviando o incluso rechazando el reconocimiento de su naturaleza metafísica. Sin embargo, esto no significa que este aspecto metafísico no esté presente en ellos.

Este aspecto metafísico, en su verdadero significado, claramente subrayado por Ráphael, se refiere a la Realidad Absoluta -más allá de todas y cada una de las contingencias materiales, más allá de la manifestación en toda su extensión y, por tanto, más allá del tiempo, el espacio y la causa -. Por ejemplo, Ráphael ha señalado que el Ain Soph de la Qabbalah y el Uno-Uno de la filosofía de Platón se corresponden con el Absoluto incalifado o con el Ser metafísico.

Ráphael proporciona a la intuición de los lectores claros puntos de referencia y subraya las correspondencias entre las Enseñanzas de Oriente y de Occidente. Sus comentarios se han probado útiles tanto a aquellos que siguen las Endeñanzas orientales como a lo que siguen las occidentales porque en ellos muestra cómo la Philosophia Perennis, que no es producto de las mentes humanas -a parte de las adaptaciones espacio-temporales- «contiene las verdades universales que no pertencen a ninguna persona o edad». La falta de una verdadera comprensión podría conducir a considerar a una Rama en particular como la única enseñanza válida,  lo que llevaría a tomar una posición que, a su vez, fomentaría la oposición y el fanatismo. La Doctrina Tradicional se aleja de todo devocionalismo fanático y sentimental, así como del intelectualismo dogmático, separativo y arrogante.



Síntesis


Al hacer de la Realización nuestro objetivo, es tarea nuestra dirigir nuestra mirada a la esencia de cada Doctrina, porque sabemos que la Verdad es una y, por lo tanto, una debe ser la Tradición, aunque pueda ser considerada, al igual que la Verdad, desde puntos de vista aparentemente plurales o diferentes. Debemos abandonar toda disquisición concerniente al proceso de llegar a ser y tomar nuestro lugar en el plano del Ser. En otras palabras, la Filosofía del Ser debe convertirse en el fundamento de nuestra búsqueda y realización.


Página anterior

Regreso al contenido | Regreso al menu principal